Archivo de la categoría: historias y más…

Relato, rumbo a Tijuana…

El Sábado salí de casa al aeropuerto con rumbo a Tijuana para viajar en la noche, cabe mencionar que salí con mas de 2 hrs de anticipación al vuelo y aun así llegue tarde, el trafico era irreal y al final del trayecto ya estaba sumamente estresada como hace tiempo no lo estaba. El hecho de tener mucho tiempo a mi favor e ir contenta al vuelo no fue suficiente para tener la confianza de que llegaría.
Llame al aeropuerto para avisar que me encontraba en camino, al parecer no era la única y decidieron esperarme a pesar de mis 20 minutos de retraso a la hora de presentación al vuelo. Aun así me las arreglé para tener un ataque de ansiedad como hace años no tenia, en ese momento ya había cedido a las emociones y dejé de ser racional. Fue una prueba que no acredité, sin embargo aprendí que no debo perder nunca la confianza en mí ni en las circunstancias que tenga a favor.
Me tomó mas de una hora relajarme aun cuando ya estaba dentro del avión; que cosa!
El vuelo se desarrolló con calma y la tripulación estupenda! Llegamos tarde a Tijuana y al hotel a las 3 am del Domingo 30 de septiembre, me encontraba durmiendo a las 4 am.
Para no variar olvidé la pijama una vez mas y también los tenis para salir al día siguiente, mejor me reí y a dormir al aire!
La cama me lanzó a las 9 am del día, desayuné y me fuí a la garita de San Ysidro y cruzar a USA para ir de compras, tuve que usar los zapatos del uniforme y ya tenia pretexto para comprarme unos nuevos para caminar!

20121002-111143.jpg
Encontré cosas que no buscaba, y otras que no esperaba encontrar y de lo que tenia apuntado en la lista solo compré una cosa encargo de mi hija, un despertador de Kitty para usarlo en los días de escuela. Deseaba comprar un lente para mi cámara de 400 usd aprox. y al llegar a la tienda de Sony encontré que ya tenían uno mas grande y con doble función en 970 usd con todo e impuestos, entonces decidí esperar para pagarlo en efectivo y no con tarjeta. Tendré que regresar! Cuando hago viajes mi hija nunca me pide nada, en esta ocasión me pidió un despertador de Kitty y un conjunto que vio en una tienda; “algo similar”dijo… Para mi fortuna encontré algo mas hermoso y los zapatos que tanto le encantaron y eso me llenó de felicidad al imaginar su carita de emoción al verlos, es una ángel ! Llegué agotada al hotel, caminé mucho y me dolía la garganta, me la había lastimado el día anterior al respirar irregularmente y de prisa por la boca a causa de mi demora rumbo al aeropuerto. Mi celular sin pila y sin red y el internet de la habitación no agarraba en el Ipad, estaba incomunicada. Era obvio que lo que debía hacer era descansar, Me dormí. Desperté 9 am del día lunes 01 de Octubre, me bañe, desayuné y salí rumbo al aeropuerto de Tijuana para regresar a Mexico como pasajera. Al pasar las maletas por los “rayos X” me golpeé la espinilla izquierda con la mesa de la máquina, se me fué la respiración por el dolor del golpe; se hundió la piel, se abrió y sangró donde recibí el golpe. Después de eso decidí sonreír en vez de molestarme o lamentarme por lo sucedido, después de todo el golpe ahí estaba y era mi decisión sentirme bien o mal todo el día, decidí estar bien!! La experiencia vivida el día sábado me dejó una buena lección. Dentro del área estéril del aeropuerto me encontré a un amigo. Que pequeño es el mundo!! Jaime Guerrero, reportero de un canal de noticias nacional y amigo de la familia, me vió y saludó mientras yo caminaba distraída, que sorpresa tan grata! Si hubiera decidido estar molesta por el golpe que recibí, hubiera sido todo diferente, eso lo sé!
ACTITUD, esa es la clave!
Ya en el avión se me cayó la maleta desde la sombrerera y se me doblaron los dedos, me reí y subí la maleta de nuevo y para entonces una compañera me ayudó amablemente…
ACTITUD, esa es la clave!

20121002-111612.jpg
Esos pequeños incidentes son pruebas, ahora lo sé! Y pues ya en el avión sentada y con varias hrs de vuelo hacia la ciudad de Mexico, me encuentro escribiendo este relato para compartirlo en mi blog. Tal vez me lea uno o me lean mil, pero el hecho de escribirlo y leer después mis palabras es terapéutico y aprendo mas sobre mi. Y así…

“Eres lo que piensas”

Anuncios

Relato, un día en Madrid…

En búsqueda de una tienda en Madrid, perdí casi medio día y la oportunidad de ir a tomar fotos al museo del Prado; la cámara solo paseó en mi bolso y mi mente divagaba sin percatarse del tiempo transcurrido desde que salí del hotel hasta que encontré la tienda y me probé casi toda la ropa en ella tomandome mas de 2 hrs; me encontraba de regreso en el metro aún en modo automático estando parada en el vagón llamó mi atención una chica que se encontraba sentada junto a mi, tenía un vistoso reloj rosa y yo recordé que necesitaba saber la hora porque habría un paro de labores de la red del metro de las 18 a las 20hrs, una huelga.
Justo cuando le iba a preguntar la hr me percaté de que había sufrido algún tipo de accidente por las cicatrices en cara, manos y piernas; le pregunte la hr y se mostró sorprendida de que le hablara, retira sus audífonos… me voltea a ver, y una vez mas le pregunto la hr e incrédula solo me muestra el reloj. Muchas Gracias repliqué, eran las 17:45 …
Después de un par de estaciones se baja; tomé su lugar y meditaba sobre lo ocurrido momentos antes, creo que la chica no esperaba que nadie le hablara, muchos en el vagón la observaban de reojo con morbo. Yo solo vi una chica con un lindo reloj rosa…
Mientras pensaba en ello ya sentada, mi mirada se levanta del piso y me encontré sin querer un tatuaje que se leía así: “Ana” dentro de algún tipo de escudo todo en negro.
Era un chico parado en el vagón con shorts y meditabundo, con un tatuaje en la pierna que decía mi nombre. Fue algo curioso.

Me bajé en la estación Plaza de Castilla para trasbordar, me faltaba solo una estación por la linea 10 y listo! Pero al llegar a la parada del metro me encontré con que ya había bastante gente, al pasar 5 minutos la cantidad de gente se había triplicado, entonces recordé que había paro.
Cielos!!!
.

20121002-104208.jpg
Aquello estaba imposible, decidí salir y caminar un par de cuadras al hotel.
Hacia una bella tarde y bastante calor, caminé y me sentí feliz de estar donde estaba, cansada por caminar pero feliz y agradecida.
Pasé al hotel a dejar mis maravillosas compras y salí en busca de un lugar para cenar, ya era tarde y no había comido, ya era hora de la cena…
Me detuve a cenar en un lugar llamado las 5 Jotas Gourmet, pedí un solomillo con salsa “Pedro Jimenez” que maravilla, que delicia!!

20121002-104443.jpg

Me encanta mi trabajo y las oportunidades que me da de conocer y disfrutar de diferente culturas, así como maravillarme de la belleza de cada uno de los lugares que visito.