Relato, un día en Madrid…

En búsqueda de una tienda en Madrid, perdí casi medio día y la oportunidad de ir a tomar fotos al museo del Prado; la cámara solo paseó en mi bolso y mi mente divagaba sin percatarse del tiempo transcurrido desde que salí del hotel hasta que encontré la tienda y me probé casi toda la ropa en ella tomandome mas de 2 hrs; me encontraba de regreso en el metro aún en modo automático estando parada en el vagón llamó mi atención una chica que se encontraba sentada junto a mi, tenía un vistoso reloj rosa y yo recordé que necesitaba saber la hora porque habría un paro de labores de la red del metro de las 18 a las 20hrs, una huelga.
Justo cuando le iba a preguntar la hr me percaté de que había sufrido algún tipo de accidente por las cicatrices en cara, manos y piernas; le pregunte la hr y se mostró sorprendida de que le hablara, retira sus audífonos… me voltea a ver, y una vez mas le pregunto la hr e incrédula solo me muestra el reloj. Muchas Gracias repliqué, eran las 17:45 …
Después de un par de estaciones se baja; tomé su lugar y meditaba sobre lo ocurrido momentos antes, creo que la chica no esperaba que nadie le hablara, muchos en el vagón la observaban de reojo con morbo. Yo solo vi una chica con un lindo reloj rosa…
Mientras pensaba en ello ya sentada, mi mirada se levanta del piso y me encontré sin querer un tatuaje que se leía así: “Ana” dentro de algún tipo de escudo todo en negro.
Era un chico parado en el vagón con shorts y meditabundo, con un tatuaje en la pierna que decía mi nombre. Fue algo curioso.

Me bajé en la estación Plaza de Castilla para trasbordar, me faltaba solo una estación por la linea 10 y listo! Pero al llegar a la parada del metro me encontré con que ya había bastante gente, al pasar 5 minutos la cantidad de gente se había triplicado, entonces recordé que había paro.
Cielos!!!
.

20121002-104208.jpg
Aquello estaba imposible, decidí salir y caminar un par de cuadras al hotel.
Hacia una bella tarde y bastante calor, caminé y me sentí feliz de estar donde estaba, cansada por caminar pero feliz y agradecida.
Pasé al hotel a dejar mis maravillosas compras y salí en busca de un lugar para cenar, ya era tarde y no había comido, ya era hora de la cena…
Me detuve a cenar en un lugar llamado las 5 Jotas Gourmet, pedí un solomillo con salsa “Pedro Jimenez” que maravilla, que delicia!!

20121002-104443.jpg

Me encanta mi trabajo y las oportunidades que me da de conocer y disfrutar de diferente culturas, así como maravillarme de la belleza de cada uno de los lugares que visito.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s